Blog de Alfonso Roldán Panadero

Autorretrato
Mi foto
En las fronteras hay vida y tuve la suerte de nacer en la frontera que une el verano y el otoño, un 22 de septiembre, casi 23 de un cercano 1965. En la infancia me planteé ser torero, bombero (no bombero torero), futbolista (porque implicaba hacer muchas carreras), cura (porque se dedicaban a vagar por la vida y no sabía lo de la castidad...) Luego, me planteé ser detective privado, pero en realidad lo que me gustaba era ser actor. Por todo ello, acabé haciéndome periodista. Y ahí ando, juntando palabras. Eso sí, perplejo por la evolución o involución de esta profesión. Alfonso Mauricio Roldán Panadero

domingo, 31 de mayo de 2009

Obispo Cañizares, ¡qué cruz!





No digo yo expulsar a los católicos, tal como se hizo con musulmanes y judíos. Sería ponerse al mismo nivel de intolerancia con la que ejercen los obispos en este país. Pero empieza a ser hora de perseguir judicialmente a quienes, amparándose en la libertad de expresión, hacen apología de ilegalidades como el obispo Cañizares hace con la pederastia. Simplemente porque la Iglesia católica está repleta de curas y monjas enfermos sexuales, con serias disfunciones cerebrales.

Para Cañizares (y el euromayor Oreja del PP) es más grave abortar que la pederastia. Para los obispos son fundamentales los fetos. Una vez que ese feto nace y se convierte en persona, a la Iglesia católica le importa un comino que se muera de hambre, que malviva, que sea explotado. Y si es niña, mucho menos. A la Iglesia católica, a sus obispos sólo le interesan los fetos y los niños y niñas de los que puede abusar sexualmente.

En Madrid, la capital del reino, los viejos del lugar rememoran antiguas Iglesias repletas de osarios de fetos y niños recién nacidos. Eso sí, eran hijos de monjas que tenían relaciones con curas y señores de bien. Pero esto es otra historia. ¡Seguro que es leyenda!

Los curas entendieron el sentido "dejad que los niños se acerquen a mí" al revés. Sólo en Irlanda, en diez años, ha habido 25.000 casos de pederastia y violencia contra niños y niñas, según un informe en el que ha participado la propia Iglesia católica.

Y estas noticias nos llegan cuando, una vez más, con la Iglesia hemos topado a la hora de hacer la declaración de la renta. Y se gastan un dineral en convencer al personal para que pongamos la cruz en colaborar con la Iglesia. ¡Qué cruz! Es una de esas cosas rancias de España, Estado aconfesional, pero que regala dinero público a la jerarquía católica de mil maneras, una religión que sólo Dios sabe el patrimonio que tiene… Y encima nos machacan para que marquemos la dichosa cruz en la casilla de la declaración. Cierto que en 2.000 años ha aumentado la inflación:



Lo de la cruz de la declaración se lo vienen a tomar los obispos más como un referéndum que como otra cosa, que con el dineral que a todas luces gastan en campañas, en manifestaciones políticas o en inversiones, algunas estrafalarias (ya se nos ha olvidado el Caso Gescartera), mal de dineros nunca han andado.

Este Gobierno nuestro debería empezar a tomarse en serio lo del laicismo del Estado y que la religión pertenece al ámbito de lo privado, tanto en las creencias como en la cuenta de resultados. Decían en la República que las iglesias deberían dejar de ser los edificios más grandes y sobrecogedores de los pueblos, que los edificios más sobresalientes deberían ser las escuelas, los institutos, las universidades…

Hasta los Evangelios lo tenían claro: “Hay que dar a Salgado lo que es de Salgado y a Dios lo que es de Dios!”

viernes, 29 de mayo de 2009

16 años

De vez en cuando, a lo largo de la historia, se abren debates sobre las edades de las personas. Hubo una época en que se era mayor de edad con 21 años; otra en que los hombres lo eran con 18 y las mujeres con 21, porque, es cierto que a las mujeres se les ha hurtado su derecho a decidir sobre su propia vida aprovechando el asunto de la edad. Hay lugares del mundo en que se es mayor de edad con 13 años, otros con 21. En Aragón la mayoría de edad se otorgaba antiguamente a los 14 años y se conserva la peculiaridad foral de que al contraer matrimonio se adquiere dicha mayoría, por lo que si un menor de 15 años se casa, pasa a ser mayor de edad.

En fin, que tenemos la manía de regular la edad en que las personas tienen "capacidad de obrar".
Ahora surge el debate, al hilo de la nueva ley, sobre si una mujer de 16 años tiene que tener el consentimiento de sus padres para abortar, cuando a esa edad, esa misma joven puede decidir si someterse a una operación de corazón abierto.

También se exige a las mujeres recetas para la "píldora del día después", cuado se están expidiendo medicamentos mucho más peligrosos sin receta. Y, no olvidemos que el 70 por ciento de los jóvenes entre 14 y 16 años bebe alcohol sin que a nadie le importe. Lo que es evidente es la campaña de culpabilización hacia las mujeres "que matan a sus hijos".

Creo que volvemos a desenfocar el asunto. Una relación sexual que puede terminar en embarazo, es cosa de dos. ¿Por qué nadie culpabiliza de nada en estas campañas al que pone el espermatozoide? ¿De verdad creemos que una mujer, con 16 años, con 18, 28 ó 40 es un ser inconsciente que se considera un objeto sexual maltratadora de su propio cuerpo?

La clave está en la educación desde la infancia, en particular, la sexual, para chicas y para chicos. Y, ya puestos, quizá resulte que con 16 años también se tiene "capacidad de obrar", para, por ejemplo, votar.


O quizá me estoy haciendo viejo y lo que me gustaría es volver a esa época. Y, con 16, ó 17, creo recordar que se sabe lo que se hace, cuando el amor era torbellino. Independeintemente, me parece un video muy emotivo:

">

jueves, 28 de mayo de 2009

Retiro, mis ojos te siguen viendo

Allí he sido y soy capitán de barco, remero del Volga, ciclista como Eddy Merk, futbolista como Camacho, jugador de baseball, maratoniano, aventurero, mimo, fotógrafo, reivindicativo, biólogo, amigo de mis amigos, aprendiz de amante, pellero, acompañante de Baroja, hijo paseante, padre paseante, lector, me he sentido monarca y me he sentido plebeyo. El Retiro es más que un pulmón, es corazón y alma de los madrileños. Desde la Primera, en 1868, la Gloriosa. En Madrid, siempre las revoluciones han conllevado apertura de parques para el pueblo.

He visto la entrada de mi amiga Ana en su blog. Rememora su Cantabria de infancia y adolescencia, habla de cómo "la primera vez que te vi, mis ojos no te vieron" refiriéndose a las obras de arte, las iglesias románicas, que salpican su tierra.

Esa infancia y adolescencia ha evocado la mía. En el centro de Madrid, rodeado de asfalto y trajín, mis ojos buscaban el Retiro, veían el Retiro. Y lo siguen viendo. Ese Retiro era enorme, que hasta te podías perder... Su Cantábrico era el lago; su Peña Vieja, la montaña artificial; su palacio de ensueño el Palacio de Cristal. ¿Pero dónde si no, hay una estatua dedicada al demonio? Y allí, para cuatro siglos, un ciprés calvo, el más viejo árbol de la capital es testigo de las alegrías y las penas de la ciudad.


En primavera revienta el verde de los árboles, el azul del cielo y el rojo de la rosaleda; en otoño te puedes bañar en miles de hojas secas, rodeado de marrones; impresionante los inviernos de nieve, se convierte en la Estepa; y hasta en los tórridos veranos hay secretas corrientes de aire y paseos absolutamente sombreados.

Los fines de semana, los alrededores del embarcadero son bullicio de artistas callejeros, titiriteros, magos, humoristas, payasos, nñas, niños, patines y bicicletas; cerveza con patatas fritas o pipas y agua de la fuente; helados y barquillos; brujas, lectores de tarot, gitanas con romero de la suerte y la buenaventura, vendedores de pulseras, caricaturistas y banda municipal a las 12 los domingos. A las 9, en calma, un suave y melancólico saxo y "My way". Amantes a escondidas y amores proclamados.

Yo, en secreto, un par de veces a la semana piso su tierra, miro su mar, saludo al ciprés calvo. Y ahora me hacen pasillo las simpáticas esculturas de Ripollés. Y recomiendo la exposición en la Casa de Vacas de Antonio de Felipe, donde nos espera una sonrisa atístico deportiva.


martes, 26 de mayo de 2009

Elecciones Europeas

Siempre que se acercan unas elecciones encuentro motivos de cabreo con la opción política, u opciones políticas, que más pueden acercarse al perfil de mis principios. Pero tengo claro que ese día voy a la urna a votar. Me inculcaron en casa que el derecho a votar se ganó en este país con muchos sufrimientos. Fueron muchos los que dieron su vida para que pudiéramos votar. Hay que ir a votar aunque sólo sea por ellos. Y por ellas.

También creo que la derechona histórica vive feliz con la apatía ciudadana ante las elecciones. Porque ellos sí van a votar. Son menos, pero no fallan nunca. Van a misa y votan.

También creo que estas elecciones al Parlamento Europeo se venden fatal. Aquí cada uno hace una lectura interna de estas elecciones y presentan unas listas organizadas desde la oscuridad de la burocracia de los aparatos de los partidos. Pienso que los partidos nacionales deberían ser los primeros en creerse Europa y explicar por qué hay que votarles en Europa, sin entrar en cuestiones que no son competencia de las instituciones europeas.

Incluso me gustaría votar a una lista de señores y señoras europeos y europeas, no exclusivamente de españoles y españolas. "¡Es que si son de fuera no sabemos quien son!". Me pueden decir. Pero la verdad es que tampoco sé quienes son los autóctonos. Incluso algunos sí sé quienes son. Y sería mejor no saberlo.

Dicho esto, en Europa se cuecen muchas cosas que nos afectan directamente. Sería una gran lástima que Obama no encontrara una Europa aliada de sus propuestas inicialmente progresistas, porque si Obama no tiene en la otra orilla del Atlántico una presión progresista, Obama se nos escora. Y si Obama se escora solo, hace falta una Europa que abandone definitivamente las posturas neoconservadoras que a punto han estado de que derechos sociales seculares retrocedieran.

Si no hubiera sido por el Parlamento Europeo, nos habrían metido la Directiva de las 65 horas. Y, lo mismo, no sabríamos de dónde nos había caído. Europa importa.


">

lunes, 25 de mayo de 2009

Un baño de realidad, Encarna y Javier

Hoy me he dado mi mensual baño de realidad. He ido a la peluquería y allí, gracias a la colección de revistas amontonadas, he visto que a un señor le han echado de un programa de reality show porque en dos meses sólo había "hecho caca" dos veces. He visto que hay gente que sigue haciendo la comunión: la hija de Belén Esteban; la hija del Cordobés (pero el hijo, que en este país hay cosas que no cambian). He visto a los reyes, el príncipe, la princesa, las infantas, los infantes…, o sea la real parentela en distintos lugares y poses. He visto un montón de gente que no sé quién son con novios y novias. Con gafas oscuras y escondiéndose y posando.

Luego me tuve que quitar las gafas para el lavado, el cortado y el no peinado, que el largo del pelo no daba para tanto. Y ya sin gafas he evocado a una pareja que conocí el jueves, creo. Javier y Encarna, que aunque de Madrid, marcharon a vivir a Móstoles porque los pisos eran más baratos. A pesar de su historia, sí se les venía la sonrisa cuando les comentaba que tiene delito llamarse Encarna e irse a vivir a Móstoles.

Encarna tenía 18 años y Javier 25 cuando se casaron, que tomaron la decisión porque eran peleteros, trabajaban en el mismo local y estaban todo el día juntos, y "para estar así", pues se casaron. Y como tantos en esos años, marcharon a una de las ciudades dormitorio que tenía la capital, hoy, ya, ciudades para vivir, no sólo para dormir. Javier era autónomo y unos años después tuvo que buscarse las habichuelas por otra parte. Se hizo planchador en una empresa.

Llevan ya 36 años casados y hace doce la tragedia les vino a visitar en forma de esclerosis múltiple. Una enfermedad que se agarró a Encarna con toda su fuerza y que hoy día la tiene aferrada a una silla de ruedas, completamente inmóvil, viendo pasar el tiempo a través de un televisor y acompañada por Lolo y Ramón, dos gatos orondos con caras de buenas personas.

Javier tiene que estar pendiente de su mujer las 24 horas del día (les vemos en la foto de Fran Lorente). Que Encarna necesita ayuda para absolutamente todo. Hay que cambiarle pañales, darle de comer, de beber, bañarla. Y Encarna, gracias a la rehabilitación, mueve sin coordinación alguna su cabeza buscando con sus ojos, aún brillantes, palabras, gestos. Encarna emite sonidos por su boca entreabierta que sólo Javier es capaz de traducir.

A Javier hace unos años le dieron la incapacidad en su empresa, después de un montón de intervenciones quirúrgicas a cuenta de unas hernias. Lo cual no hizo más que empeorar las cosas, pues la pensión que recibía Encarna por su incapacidad absoluta se vio reducida a menos de 300 euros, ya que Javier también iba a cobrar otra pensión de, ¡nada menos! que 730 euros.

Eso sí, desde entonces se puede ocupar más de su mujer. Que los días en los que trabajaba en la fábrica Encarna se quedaba sola nueve horas al día.

Entre las batallas que llevan Javier y Encarna está aquella en la que se apuntaron a una Asociación de Esclerosis Múltiple de Móstoles, "una ONG", dice con sorna Javier, que les cobraba por la rehabilitación, por el logopeda, por todo. Ahora, la rehabilitación la hace Encarna en una residencia de ancianos, porque otra batalla que aún no han ganado es conseguir aquello a lo que tienen derecho por la Ley de Dependencia. Y esto es así, simplemente por el boicot que Esperanza Aguirre está haciendo a esta Ley emanada del Parlamento Nacional la anterior legislatura. Por una deslealtad política. Por unos celos partidistas.

Javier y Encarna no están para batallas partidistas. Están para que los que tienen el deber de arreglar los problemas, los arreglen. Y Javier se indigna cuando recuerda la llamada que hizo al teléfono 900 pidiendo información a la Comunidad sobre la Ley de Dependencia: "sólo le puedo informar que no le puedo informar de nada", le dijeron.

Javier asegura que sus vidas están rotas, destrozadas. No quiere dinero, No quiere que Encarna ingrese en una residencia, sólo quiere que, como dicta la Ley, se le ayude a seguir con su Encarna. Porque la mirada de ambos expresan que, a pesar de todo, el amor sigue vivo.

Luego, me secaron la cabeza, me volví a poner las gafas, y mientras esperaba que una señora pagara su cuenta me di un último chapuzón de realidad: Ana Obregón dice que Darek no era bueno en la cama.



">

jueves, 21 de mayo de 2009

La vergüenza y los maduros inmaduros

Después del trauma que padecí con Al final del camino, me he reconciliado con las subvenciones al cine español tras ver La vergüenza, protagonizada por Alberto San Juan y Natalia Mateo. Ópera prima de David Planell. Una película que perfectamente podría ser trasladada a un escenario teatral por su fuerte carga dramática y por los lugares, a veces algo claustrofóbicos en los que se desarrollan, sin apenas exteriores, en el interior de una casa. O mejor, de dos.


Con la excusa del acogimiento y adopción de un niño peruano. Planell nos plantea la eterna cuestión de la sinceridad absoluta y no sólo la vergüenza, sino también los miedos a decir siempre la verdad absoluta. Las consecuencias de decir la verdad, el derecho a la absoluta intimidad en asuntos "confidenciales" y personales. Aprovecha también esa tradicional crisis de los cuarenta, ese momento de cambio, de metamorfosis para que la angustia estalle en la pantalla. Cierto que hay pinceladas de humor, de ironía fina.

Pepe (Alberto San Juan) es ese treintañero largo, inmaduro, con cierto síndrome de Peter Pan, característica que yo creo es especialmente masculina, egoísta, incapaz de afrontar el envejecimiento. Amante de sus madelman, sus juguetes, sus peces. Incapaz de ser responsable incluso de un hijo. Por culpa, o gracias, a una conversación llena de sobresaltos con una trabajadora social descubre cosas que desconocía de su pareja, Lucía (Natalia Mateo), y viceversa. Descubren que no tienen claro por qué son pareja.

Y todo ello con un leit motiv: no soportan al hijo peruano que están en vías de adoptar, lo cual es, ante todo, vergonzante y políticamente incorrecto. Más para una pareja acomodada, pero progre, que, por ejemplo escucha la Ser, a Francino y el desastre de la gestión del Canal de Isabel II. Y eso que en los créditos queda claro que la Comunidad de Madrid ha colaborado, económicamente se supone, con el guión. Eso sí, la primera frase de la película la dice Francino a modo de despertador y se refiere a un accidente laboral, y, como no podía ser de otra manera, con declaraciones de Comisiones Obreras.

martes, 19 de mayo de 2009

Obama y La sal de este mar

Reconozco que Obama me sigue sorprendiendo. El presidente de los Estados Unidos le ha plantado cara al primer ministro israelí, Netanyahu y ha exigido al Gobierno de Israel que acepte un Estado palestino. Y Netanyahu, eso sí, no ha dado su brazo a torcer. El 4 de junio Obama pronunciará un discurso en El Cairo dirigido al mundo islámico. Algo se está moviendo. Aunque todo esto fuera un gran bloof, como dice en su crónica el corresponsal de El País, a día de hoy, "el desafío diplomático de Barak Obama es descomunal". Y con estas me fui a ver una de estas películas que resiste en la cartelera, en una pequeña pantalla y que es fantástica: La sal de este mar.


Es recomendable. Si no se puede ver en cine, buscar el DVD. Esta dirigida por una joven mujer palestina, Annemarie Jacir. Y este es su primer largometraje.

La trama es original y tiene como protagonista al personaje de Soraya, una joven nacida en Brooklyn que decide ir a Palestina, de donde su familia tuvo que exiliarse en 1948 a raíz de la Nackba (el Desastre).

Desde la primera imagen, el largometraje nos traslada a la humillación constante que padecen los palestinos, incluso los norteamericanos descendientes de palestinos: los cuestionarios surrealistas en aeropuertos, los cacheos, los check points, las paradas nocturnas… En definitiva el estado militar, la cárcel en que el Gobierno de Israel ha convertido los territorios palestinos bajo mando de la Autoridad Palestina. Y el estado policial que son los territorios ocupados por Israel.

Eso sí, el pueblo palestino debe manener la "dignidad y la cabeza alta", como reitera Emad, el protagonista, palestino agotado de vivir en esas condiciones, aunque teniendo muy claro que "por dentro" no les invaden. Él es el realismo, el pragmático. Ella es visceral. Son amor y se contraponen, se complementan.

La película es una road movie, con la dificultad de movimientos que entraña para unos palestinos andar en coche con matrícula falsa por Israel (dificultades que también tuivieron durante el rodaje). Soraya logra llegar a Jaffa, donde estaba la casa de su abuelo. Y conoce la casa. La inquilina no pone reparos en que entre. Una inquilina de "buen rollo", pero que no quiere remover el pasado y tiene claro que ahora esa es "su" casa". La pareja y un amigo, llegan al mar, metáfora de libertad. "El mar por delante y mi enemigo por detrás", grita Soraya, mientras Emad disfruta de su tierra, ahora ocupada, después de 17 años sin salir de su ciudad, de su carcel.

En EEUU, más allá de lobbies proisraelíes, hay ciudadanos descendientes de refugiados palestinos que sin duda ven con muy buenos ojos que Obama plante cara a la surrealista locura que se vive en Palestina.

lunes, 18 de mayo de 2009

Santiago Mataespañoles / Hasta otra, Benedetti

Esa parte fascista y graciosilla del estilo Jiménez Losantos identificó en su momento a Carrillo, el ex secretario general del PCE, como Santiago Mataespañoles, en contraposición a Santiago Matamoros, o sea el del caballo blanco de Santiago, el patrón de España. Pero no, el auténtico Santiago Mataespañoles existe, que yo lo he visto.

Tras yo no sé cuántos años, el alarde de chulería castiza me llevó este San Isidro a Misa de 12 en honor del patrón de los madrileños, pero en la catedral de Santiago, con un par, con botafumeiro y todo (que no es lo mismo que vota a Fumeiro, el candidato portugués de no sé que partido para las elecciones del 7-J).

Agradecido porque los presentes rogaron al señor por los que no tienen fe, y tras un padre nuestro en latín que sorprendentemente se lo sabía todo cristo, el botafumeiro comienza su danza sacra, que yo lo llenaría en vez de de incienso, de opio, como relajante regalo a peregrinos y peregrinas llegados de todas partes del mundo. Reconfortado espiritualmente me empapé de orballo y de patrón de España.

Mi visceralidad caballeresca y medieval se empapó de "Santiago y cierra, España". Grito muy de Alatriste y, por extensión de Pérez Reverte que, parece ser, fue estrenado en la batalla de las Navas de Tolosa (16 de julio de 1212) por los cristianos. A los cristianos se les ponía muy mal la cosa, cuando a alguno de los jefes (seguramente Sancho III de Navarra, que cuando un navarro dice que pasa, pasa), le dio por gritar hasta desgañitarse: ¡¡Santiago y cierra, España!! Pero con coma, no todo seguido como los manipuladores de la historia luego hicieron creer.

Lo de la coma es importante, porque introduce un vocativo. Además, el significado de "cerrar" (que sigue presente en la RAE, acepción 32 y bajando) era "embestir, atacar; con lo que a día de hoy venían a decir: "¡Por Santiago, al ataque, españoles!". Que en términos futbolísticos podría ser: "¡Por Santiago, a por ellos, oé, a por ellos oé!". Luego se quitó la coma a la frase y se la llenó de significados extraños. Tanto, que fue utilizada como lema de una publicación fascista allá por 1930.

Y esto me lleva al principio, a Santiago Mataespañoles, que no era Santiago Carrillo, sino el mismo patrón, pero reconvertido por un indígena peruano que luchaba por la independencia de su país. O sea lo de "saca cuervos que te sacarán los ojos" llevado a su máxima expresión. La cosa es que la leyenda convirtió a Santiago el Mayor, el nuestro, el patrón, en Santiago Matamoros porque ayudaba a las tropas cristianas frente a los musulmanes en las cruzadas. Luego, con la conquista del nuevo continente, las cosas del marketing le convirtieron en Santiago Mataindios, pensando, al principio en los habitantes de Méjico. Pero la cosa se extendió y los indígenas y sus descendientes, una vez cristianizados como Dios manda, tanto se apoderaron del santo, que lo reconvirtieron en Santiago Mataespañoles (en la foto), quien les ayudó a la descolonización.

Lo que tampoco tenía yo claro era que Santiago era nieto de Santa Ana (la abuela de la virgen María), y por tanto, primo de Jesús. Eso sí, todo ello según los Evangelios Apócrifos prohibidos por el poder eclesiástico (aunque muchas cosas las permiten, como que los reyes magos se llamaran Melchor, Gaspar y Baltasar).

Y es que, según estos Evangelios, Santa Ana, la abuela de la Virgen se casó tres veces, tres. ¡Un escándalo! Primero con Joaquín (no sé si impotente, esteril o las dos cosas, pero gracias a Dios…, logró que Ana se embarazara, y naciera nada menos que María, que de casta le viene al galgo lo de los embarazos milagrosos). Luego, Ana, se quedó viuda y se casó con Cleofás y tuvo a otra María (María Cleofás). Luego se volvió a quedar viuda y se casó con Solas (Salomé) y nació María Salomé. Ya tenemos a las tres marías.
María Salomé se casó con Zebedeo y tuvieron a Santiago el Mayor, el nuestro. ¡Menudo culebrón! Y es que los Apócrifos son como la prensa rosa de la época. Te lo cuentan todo. De lo que no cabe duda es que Santa Ana debía ser una mujer de armas tomar. Por eso la Iglesia oficial se encargó de que perdiera fuelle su imagen. A pesar de ello, ha habido épocas en que ha sido bien famosa, no sólo ella, sino la Santa Parentela de María. Santa parentela, no Sagrada Familia.

Y tras estas pinceladas, repletas de cotilleos, volvemos a la realidad y es imposible no evocar hoy al poeta del amor y del pueblo. Al poeta defensor de la alegría que se nos ha ido, pero al que podemos volver siempre. Con este tema, Te quiero, interpretado por Nacha Guevara, Mario Benedetti aúna ese amor con la rebeldía.

Por cierto, que tiene guasa que Carrillo se llame Santiago.


jueves, 14 de mayo de 2009

Alarde de chulería

Había yo programado una entrada y la he desprogramado, porque visto como Rajoy cada día lo lleva peor, que lo del fracaso del debate del estado de la nación es una broma al lado de la imputación de su amigo Camps, he decidido hablar de ello.

O mejor no, que después de la manifa de hoy en Madrid, prefiero hablar de que los sindicatos europeos son más fuertes de lo que muchos piensan y desean.

Mejor, al hilo de esto voy a exponer lo que pienso de las elecciones europeas del 7 de junio.

Aunque para notición, lo de Florentino Pérez, candidato en exclusiva del Real Madrid con 200 periodistas en rueda de prensa en el Ritz, casi como Obama.

Este es buen tema, los cien días de Obama, y la luz de la esperanza al final del túnel.

Mira, mejor, haré un alarde de chulería castiza. Hago mutis por el foro y marcho a la verbena con una morena y una rubia después de deleitarme con la vida en chotis de Nicolasa.

Cerrado por San Isidro.

">

Elvira la cantaora y la Democracia participativa

Luego quieren que vayamos a votar. O eso dicen. Quieren que participemos de lejos, asépticamente, cada cuatro años. Pero tienen miedo a la ciudadanía. En los parlamentos reside la Soberanía popular, que no Popular, y ahora, en el de Madrid parece que va a estar prohibido acudir como invitados.

Elvira Rodríguez es la presidenta de la Asamblea de Marid y quiere que no vaya el pueblo, la gente, porque arma trifulcas. Elvira Rodríguez quiere que la gente la vote cuando llegan las elecciones, pero siente repelús a que la gente vaya a la Asamblea, que no su cortijo, y se indigne ante provocaciones de, por ejemplo, la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre. Aguirre se ausenta de los plenos cuando se discuten los problemas de la gente. Y eso, a la gente la cabrea. La solución de Elvira Rodríguez no es leerle sus obligaciones a Esperanza Aguirre, sino evitar al populacho, sucio, gritón, incontrolable.


Elvira Rodríguez tiene aspecto de no haber roto un plato en su vida. Inolvidable su época como consejera de Transportes, después de Granados, actual jefe de los espías; y Cospedal, secretaria general suprema del PP. Eran demasiado mediáticos, quitaban foco a Espe y Espe decidió poner a la buena de Elvira.

Y digo que fue inolvidable su tiempo como consejera de Transportes porque tuvo que lidiar con decenas de averías en Metro (como el descarrilamiento de ayer en la línea 6), mientras Espe vendía kilómetros y kilómetros de suburbano a ese populacho, de lugares como Villaverde o La Elipa, que ahora impide entrar en la Asamblea.

La solución que encontraron al modo "ideas MAR (Miguel Angel Rodríguez)", con la complicidad del coro de medios voceros peperos fue la de lanzar que los trabajadores saboteaban el Metro. Y la idea parece que cuajó, que aquí cuando hay averías en Metro nadie dice nada.

En esos días más valientes, el portavoz socialista de Transportes era José Quintana, diputado que fue expulsado del Pleno por Elvira el pasado jueves. Un diputado de peso, más aún que la propia presidenta de la Asamblea, diría yo. Que aquello pareció una venganza contra Quintana por los malos ratos que le hizo pasar. Aunque, ella a veces se defendía dando explicaciones técnicas al modo de Forges: "El descarrilamiento de hoy ha sido porque el trocol ha hecho fuelle y terminó catacrás". O: "Hoy ha fallado el pifuter colorao de la trócola inversa, según me aseguran los técnicos".

Pero todo pasó. Legítimamente, los votantes de Madrid agradecieron a Espe que les llevara bocas de Metro por doquier, aunque con un crecimiento irracional que, por ejemplo satura la línea 6. La única circular, que no puede más. Que revienta.
Ahora el PP quiere sentar en el banquillo a trabajadores con la espada de Damocles del despido sobre ellos. Elvira no quiere ni ver trabajadores cabreados con las políticas ultras de Espe, ni en pintura. ¡Viva la Democracia participativa! ¡Viva Elvira la cantaora!



">
Elvira la cantaora es el alma del tablao,
Los ojos como las moras, el color aceitunao,
Zarcillos de plata fina, peinecillos de coral,
Y en los nudos una espina hasta el puño atravesá.
Y por eso cuando canta una rosa ensangrentá
Se le sube a la garganta.

ESTRIBILLO:
Dejarme por Dios, dejarme,
Dejarme llorar pa dentro,
Que no quiero ni enterarme
De lo sola que me encuentro
Sin un por qué me ha olvidao
El hombre de mis delirios,
Y yo en vida me he enterrao
Y me he pusto cuatro cirios,
Dejarme con mis pesares
Que está viniendo la aurora,
Y quiere llorar a mares
Su llanto por soleares, soleares
Elvira la cantaora.

Elvira se está quedando macilenta y amarilla,
Su pena, de cuando en cuando, le hace son por seguiriyas
No piensa tomar venganza ni ser triste resigná,
Si he perdido la esperanza que más puedo perder ya,
Compañero, mira y mira, son dos ríos echos sal,
Los ojitos de mi Elvira.

martes, 12 de mayo de 2009

Mi cabeza da vueltas persiguiendo-te

La mañana comenzaba con la noticia de que el estado de salud de Antonio Vega había empeorado. Poco después, su muerte era anunciada con el murmullo del debate del estado de la nación como fondo. Muchas canciones de adolescencia y juventud en mi alma peleaban con la vida que sigue.

Y esa vida incluye el plantearse, de vez en cuando, el sentido de todo. El murmullo del debate continuaba como el 22 de diciembre la lotería de Navidad. A veces interrumpían aplausos, como si hubiera salido un premio. A veces pataleos como si hubiera faltado poco para el gordo, pero no, al final nada.

De vez en cuando me asomaba a la ventana y veía a la chica de ayer mientras Zapatero toreaba la crisis con retórica parlamentaria. Luego surgía Rajoy, muy faltón, muy en registrador de la propiedad fachorri, muy bronco. Y me sobrevenía la movida, la creación, los comics, los porros, los tripis, el desastre de las drogas.

Un tiempo sin recesión como la de ahora, pero con cierres y cierres, no ya de empresas, sino de sectores enteros. Mineros, astilleros, obreros en las calles levantando barricadas con un novato Gobierno socialista enfrente.

No fue mejor cualquier tiempo pasado, éramos más valientes, quizá porque teníamos menos que perder. Y recién pasada la frontera del medio siglo, a Antonio Vega se lo lleva un cáncer de pulmón. Quedan sus canciones. Y el debate del estado de la nación continúa.

Entretanto me inyectaré en vena una sobredosis de La chica de ayer, hasta tal punto que mi cabeza de vueltas persiguiendo-te.


">

lunes, 11 de mayo de 2009

El padre Alberto se nos casa y Jiménez Losantos ¿federalista catalán?

El mismo día que Federico Jiménez Losantos y Cesar Vidal hacen público, por fin, su futuro fuera de la COPE a partir del mes de agosto, me encuentro con que el Padre Alberto, un joven cura mediático de ultramar admite estar enamorado. Él, el curilla, Alberto Cutié ya explicaba en uno de sus programas que "el noviazgo son palabras mayores":


">

El Padre Alberto se nos enamora, y para más inri, se va a una playa de Miami y le pillan en plena faena amatoria como vemos en la foto. Y para más inri, la mujer es una madre ¡¡divorciada!!. Eso sí. Piensa casarse y tener hijos.


Con un poco de suerte, la madre divorciada tiene la suerte de nuestra princesa Letizia y, si sus primeras nupcias no han sido santificadas por la Santa Madre Iglesia, pues no valen, y es como si no existieran. Como mucho, un par de avemarías y fuera. Lo malo es que el Padre Alberto ha traicionado a Dios, o mejor a obispos y cardenales, porque él ¿seguirá teniendo hilo directo con Dios?, ¿habrá cortado Dios la conexión al sentirse cornudo? ¡Cuántos interrogantes sin resolver!

Felipe lo tuvo más fácil, que es príncipe y heredero, y a estos, la Iglesia les perdona prácticamente todo.

Quien anda algo cabreado con la jerarquía (cría cuervos…) es Federico Jiménez Losantos (facha, facha y facha) que ya ha desvelado su futuro fuera de la COPE junto a Cesar Vidal, desde agosto. Un cabreo que extiende al PP de Rajoy y Gallardón, que e mantiene fiel a Aznar según escribía el 5 de mayo en su blog.

Es más, ante las elecciones europeas, tiene claro que no votará al PP. Yo creo que se decanta por UPyD de R10 (Rosa Díez), pero como escribe en clave facciosa me cuesta entenderle. ¿Se habrá enterado de que Rosa Díez ahora, de repente, aboga por una Cataluña Federal?

Esto es un tocho de casi una hora. Pero los primero minutos bastan para percibir el compadreo entre facha y la neofederalista. ¿Jíménez Losantos federalista catalán?

">

sábado, 9 de mayo de 2009

Cine, cine, cine: Al final, un espanto y dos disneys

Espero que la nueva ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, cineasta, ponga un poco de orden en el asunto de las subvenciones al cine español. Es casi de escándalo subvencionar películas como Al final del camino, teniendo en cuenta que además te dejas siete euros en la entrada.

El único sentido que puede tener es que las televisiones dentro de unos meses la emitan con el gancho de dos actores televisivos, de serie de televisión, que triunfaron en Aquí no hay quien viva. Dudo que estos actores tengan más registros, al menos hacen dudar sobre ello. Algo que tampoco tiene por que ser negativo. Lo que hay es lo que hay. Con películas de este tipo, desde luego no tendrá trabajo la ministra en perseguir la piratería, que no creo yo que la gente mate por hacer con una copia ilegal.

Si de promocionar el Camino de Santiago se trataba, desde luego la cosa no ha quedado muy fina. Muchos padres y madres negarán el permiso correspondiente a sus hijas e hijos si ven esta peli en la que todo es como un cutre putiferio. Fundamentalmente el Monte do Gozo, el final del camino. No veo yo que haga gran favor a los gallegos esta película, no.

La historia que nos quieren presentar es una comedia romántica. Pero ni te ríes, ni ves el romance, ni te crees nada, ni lo verosímil. Malena Alterio y Fernando Tejero interpretan a una periodista y a un fotógrafo. Dicho esto ya sabemos quien son los que al final son felices enamorados aunque durante la mitad de la película se odien. Quizá el director, Roberto Santiago, ha querido hacer una profunda parodia sobre algo que yo no he visto, se me ha escapado, o no he entendido, pero salí mosqueado pensando que, a punto de hacer la declaración de la renta se subvencionen estas cosas.

Dicho esto cambié de tercio y, con la excusa de que mi hija viera una de marcianos, de acción, y de persecuciones, devoré (creo que ya he dicho que no soy cinéfilo, sino cinéfago) La montaña encantada, protagonizada por un negro cachas, simpaticón. Una especie de Schawzeneger en su faceta pelis familiares, pero, de la era Obama, Dwayne Johnson es el actor, que ya ha protagonizado alguna otra cosa de este tipo para Disney.

Sabiendo lo que estábamos viendo, la cosa no estuvo tan mal como podía haber parecido. Dos adolescentes (chico y chica) extraterrestres cogen un taxi para recuperar su nave espacial y volver a su planeta. Lógicamente, los críos tienen poderes, porque utilizan el cerebro al 100 %, no como nosotros. El taxista, ex delincuente perseguido por la mafia es Johnson . A los niños les persiguen los servicios ultrasecretos del Gobierno. Luego aparece una científica y el amor. O sea, que está clarísimo quien son los malos y quien los buenos. Carreras, algún golpe, un platillo volante…, por lo menos no lo subvencionamos nosotros.

Y como no hay dos sin tres, las circunstancias me llevaron a ver ineludiblemente Hanna Montana, la película. La Montana es conocida, hasta la saturación, por la serie televisiva infantil, preadolescente. Esta chica, Miley Cyrus, bien podría interpretar una versión de Lolita, que a sus 16 años, se lo gasta en maquillaje y en minifaldas hasta la extenuación.

La pobre debe padecer un profundo trastorno bipolar, que a veces es Hanna, superfamosa de la muerte; y a veces, Miles, una chica normal, pero sobreactuadamente normal. ¡Hay que ver el poder de una peluca rubia! Debo reconocer que pensaba que la cosa iba a ser peor y, supongo que cosas de la era Obama otra vez, nos encontramos con un alcalde de la profunda América de un pueblito de Tenessee, negro.

La peli tiene su cosa, que critica todo lo que vende: un producto de marketing como la protagonista, los centros comerciales, la especulación. En fin un lío. Pero insisto, creí que la cosa iba a ser peor (tampoco llevaba subvención de nuestro ministerio de Cultura). De hecho, me voy a aprender esta coreografía para el verano:


">

viernes, 8 de mayo de 2009

Madrid: la lucha está en la calle y en el Parlamento / Torreiglesias despedido

La situación en la Comunidad de Madrid cada día es más insostenible. Espe ha venido arrasando la democracia en la Comunidad desde el día del tamayazo y ahora vivimos una crisis institucional sin precedentes tras instalarse la corrupción en el corazón del Gobierno de Aguirre. Todo esto en un contexto de aguda crisis económica que padecen como una terrible tempestad los de siempre, los trabajadores. Esas personas a los que el Ejecutivo regional ignora en favor de la más rancia y caciquil clase empresarial, abanderada por el presidente de la CEOE, Díaz Ferrán. Y a Ferrán se le entiende todo. Lo dijo a micrófono abierto: Esperanza Aguirre "es cojonuda".

El corazón de la industria madrileña está gravemente tocado a raíz del expediente presentado en Iveco Pegaso, que supone el despido de mil trabajadores. Mil puestos de trabajo directos a los que habría que sumar toda la empresa auxiliar que genera.


Con esto, Aguirre intenta salvar su deteriorada imagen y se reúne con los sindicatos para intermediar, pero, en su línea, no presenta ninguna medida concreta. A veces es mejor, porque también tiene la costumbre de incumplir sus compromisos. Al tiempo, junto a otros dos diputados, su hombre de confianza, Alberto López Viejo ya está imputado por el Caso Gürtel. Los tres, apartados de militancia. Siguen siendo diputados para poder seguir siendo aforados, que ya está bien la poca vergüenza que le echan al asunto. Los casos de sospechosa corrupción en el Grupo Popular crecen como un cáncer, que ha empezado a dar la cara y se extiende irreversible.

Con todo, hoy, los trabajadores de Pegaso, también de BP Solar y Acelor se manifiestan frente a la Asamblea (foto de Fran Lorente). Otros ocupan la grada de invitados del Parlamento regional y cuando dejan de estar callados son expulsados del hemiciclo. José Quintana, diputado socialista y senador recrimina a la presidenta de la Asamblea la actitud provocadora del diputado del PP que toma la palabra. La presidenta pierde los nervios y los papeles y expulsa al diputado socialista. A partir de ahí, PSOE e IU abandonan el Pleno.

El camino que parece buscar Aguirre es el de una huelga general en la Comunidad de Madrid y, ¿por qué no?, un adelanto de las elecciones autonómicas que, según las encuestas volvería a ganar a pesar de todo, fundamentalmente por la triste oposición mediática, realizada por Tomás Gómez, secretario general del PSM.

Lo que hace falta es que la ciudadanía madrileña se despierte y hacen falta muchos Quintanas que lideren ese despertar en las instituciones, a fuer de ser expulsados. Como los estudiantes rebeldes que no se conforman. Que gritan contra la injusticia, que se rebelan cuando la mierda lo enfanga todo.

¡Y claro! Es que el que no corre vuela. A Manuel Torreiglesias le despide la dirección de RTVE porque estaba metiendo publicidad en su programa saltándose todos los departamentos. El hombre, en línea con el título de su programa, Saber vivir. ¿Es este video una muestra de publicidad subliminal?:



">

miércoles, 6 de mayo de 2009

El pirata y Las Corsarias / Arte

La suerte que tiene el PP es que cuando la sombra de la corrupción planea sobre sus siglas, sus militantes, sus diputados. Incluso cuando la sombra se transmuta en sentencia firme, la ciudadanía, o mejor los votantes, no les castiga.

Es algo que debe existir en el subconsciente colectivo de nuestro pueblo, que identifica al PP con la derecha caciquil y choriza de tiempo atrás. Es bueno que la ciudadanía castigue a los corruptos de la izquierda, pero es malo que a la derecha se le consienta en las urnas. También es positivo que, por fin, la justicia en España esté derribando los muros de esa riqueza corrupta y poderosa que conchaba con políticos.

Entre estos personajes pseudo mafiosos destaca de un tiempo a esta parte Francisco Correa, quien según todos los indicios ha estado untando, pero bien, a unos cuantos políticos del PP. Tanto huele el asunto que Rajoy ha quitado el carné a unos cuantos chicos diputados de Espe: al ex consejero de Deportes, Alberto López Viejo, viejo conocido de este blog; Alberto Bosch y Benjamín Martín Vasco. Parece que no se irán al Grupo Mixto, porque como vayan desfilando al Grupo Mixto todos los sospechosos, se hacían con la mayoría absoluta (no creo que difiriera mucho la situación actual, pero esa sería una larga historia de redactar).

Y en estas estábamos, cuando El Mundo nos cuenta que Correa financió un musical titulado Las Corsarias protagonizado por Malena Gracia, Marlene Mourreau y Rosanna Walls. El capricho costó 481.000 euros y se mantuvo tres días en el Teatro Apolo de Barcelona, entre el 15 y el 18 de diciembre de 2005. Parece ser que las tres corsarias trabajaban para una empresa de Correa de la que era socio otro famosillo de moda: Alvaro Pérez, El Bigotes, el que pagaba los trajes al presidente valenciano, Francisco Camps.

Vista alguna foto de Las Corsarias, parece que El Bigotes no gastó mucho en tela para las artistas, que como decía la promoción de la obra, era una "zarzuela tipo revista, donde la belleza femenina se muestra tal como es".

Paco Correa creó tres corsarias porque él, con sus antecedentes se debe considerar un pirata: ex legionario, ex bancario, ex agente de viajes, ex organizador de eventos. Pero le falta ese punto simpaticón para ser un pirata. A pesar de que la letra del Sabina, cuadre bastante:

">

Con estas reflexiones aparcadas y tomando posiciones en ese top de preocupaciones la situación del Madrí y la gripe porcina, ya muy cerca de la crisis, marche a ver Arte para reirme. El problema es que sólo me sonreí un par de veces. Vi esta obra en 2005, protagonizada por Ricardo Darín. Disfruté de vuelta al ruedo. El patio de butacas explotaba en risas, interrumpía en aplausos y salías de la sala con satisfacción con la enorme satisfacción de haber disfrutado con un texto magnífico y una espléndida interpretación.


En esta ocasión, no. Luis Merlo, Alex O'Dogherty e Iñaki Miramón, son unos tipos que me caen muy bien. Pero me a mí daba la impresión de que estaba viendo una serie de televisión. A Merlo lo veía en sus personajes y a O'Dogherty, le veía en Cámara Café, a pesar de que en Mateo, de Antena 3, interpreta con acierto un personaje muy diferente. Y es que los teatros se llenan a pesar de la crisis, pero apuestan por éxitos pasados interpretados por rostros televisivos. Y eso es un poco de trampa.

No quiero yo quitar la ilusión a nadie, que Arte es una gran obra que trata un tema original: la amistad entre tres hombres, sin que, hablen ni de mujeres, ni de fútbol. Quizá el problema es que en 2005, me gustó en exceso. Y eso que me perdí la versión de Flotats…

martes, 5 de mayo de 2009

Madrid 2016

Como esto no va a salir de aquí, confesaré que a mí me molaría que las Olimpiadas de 2016 fueran en Madrid. Que esto mismo, en determinados círculos, queda fatal reconocerlo. Desde pequeño he sido el raro por no tener pueblo. Todo el mundo tenía pueblo para ir los fines de semana, en verano, en vacaciones… En una ocasión llegué a preguntar a mi madre que por qué no teníamos pueblo. En mi familia todos éramos de Madrid, y no teníamos pueblo.

Luego tenía que escuchar las broncas en las que se discutía sobre quien tenía las mejores fiestas del pueblo, que aunque San Isidro parecía que empezaba a brillar con Tierno Galván, quedó en espejismo.
Y ahora, pa chulo, yo. Que en mi pueblo se pueden hacer unas Olimpiadas. Y además, si a alguien le molesta mucho el asunto, siempre se puede ir al pueblo unos días. Ya sé que esto de las Olimpiadas no es lo que era en la antigua Grecia y que los dineros terminan moviéndolo todo. Pero también envidio a Barcelona. Nadie puede negar que las Olimpiadas supusieron un punto de inflexión radical en la ciudad, para beneficio de los barceloneses.

Ya sé que nunca conoceremos los hilos oscuros que mueven la trastienda de la organización, ni qué precio hay que pagar para que tal ciudad u otra sea la sede. Es más, yo también tengo la corazonada de que Madrid será la agraciada en 2016, que por algo no tenemos Ministerio de Deportes, sino presidente de Gobierno de Olimpiadas. Lo sé, pero en mi caso, las Olimpiadas tienen un poso romántico del que no me desprendo. Y, como exmaratoniano madrileño, me encantaría ver el maratón olímpico transcurrir por las calles en las que he crecido y siempre he vivido. Desconozco la emoción de los patriotas, pero debe ser algo parecido a esto. Y me gustaría que todos los madrileños (cualquier persona que pernocta en Madrid más de dos días) fueran algo viscerales con este asunto, en beneficio de los madrileños. Vale, Gallardón tendría que arreglar de una santa vez el Manzanares para lograr escenas como esta. Pero todo es ponerse:

">

Niki

Era yo un veterano en el cole aquel curso de 4º de EGB, 4º-A. Tutor, don Heliodoro. Aquella mañana de septiembre de hace más de 35 años hacía poco que habían comenzado las clases. Y entró uno nuevo. Largo como un día sin pan, con una melena rubia y una cartera roja. De un rojo que todavía me duele el fondo del ojo de recordarlo. Su altura le hacía sobresaliente y sus notas, yo creo que más bien notable. En el momento que estaba de pie con unos cuantos de nosotros, parecía Blancanieves rodeado por los siete enanitos.

No recordaré yo a don Heliodoro como un profesor magnífico, aunque dejara huella gracias a La Antonia, un palo con el que nos atizaba, más o menos cariñosamente, cuando nos tomaba la lección. Pero don Heliodoro materializó una buena idea. Montó un campeonato de ajedrez y tuve que batirme con el Largo, Soria, que entonces nos llamábamos por el apellido.

Nunca podía imaginar que un sobresaliente y notable compañero cayera inocentemente en las garras de un pastor, el capítulo I de los mates. Y cayó. Gané en un par de minutos, yo me sentí un poco culpable y el supo perder con humor. Yo creo que desde entonces se empezó a fraguar una amistad que indudablemente es la más duradera que conozco. Una amistad que se fue cocinando lentamente, que a veces ha pasado por periodos de ausencia física, pero que de la que en ningún momento he dudado.

¿Cómo se van a engañar unas personas que fueron amaneciendo a la vida juntas? ¿Cómo se van a engañar unas personas que han echado horas y horas durante años dando vueltas por las calles, en los cines, en los billares, en el Retiro, en el El Corte Inglés, en las casas, buscando chicas…?

Al Largo yo siempre le he llamado Niki, que es como le conocían en su casa. No sé, si las amistades que haya ido forjando más allá de los ochenta le llamarán por su nombre. Pero a mí no me sale.
Haría un par de años que no nos veíamos. El otro día nos telefoneamos (da igual quién a quién, pero reconozco que fue él) y quedamos como cuando nos citábamos en la esquina de Atocha con San Eugenio, como si nos hubiéramos visto la semana anterior.
Un poco hartos de crisis, de bregar por vivir, de ir de acá para allá, reconforta esa sensación de estar con alguien como cuando teníamos 12 años. Esa época en la que los únicos cuchillos eran imaginarios para emular a Sandokan.
Niki y yo tenemos gustos y creencias muy dispares, por lo que debemos ser más tolerantes de lo que pensamos. Y nunca ha sido muy de Serrat. Si entra en este blog, cosa que dudo. Si llega a estas líneas, cosa que dudo, no sé si tendrá valor suficiente para lanzarse a este video, cuya canción sí me evoca en buena parte nuestra madura, por no decir vieja relación. Y por muchos años más.


">

sábado, 2 de mayo de 2009

Del 1 de Mayo a Tomás Gómez / Otro himno para Madrid

La masiva manifestación del Primero de Mayo ha sido la más evidente prueba de que en Madrid las cosas no andan bien. Centenares de pancartas brotaban entre las miles de cabezas. Cada una de esas pancartas son problemas multiplicados por diez, por cien, mil. Detrás de cada una de esas pancartas hay dramas personales y familiares que la presidenta de esta comunidad no sabe o no quiere ver. Aguirre, envuelta en un espantoso lío de corrupción y espionaje político, sólo busca la complicidad de los empresarios más cavernícolas de la región.

video

Aguirre vive el peor de sus momentos, pero la inoperancia del líder de los socialistas, Tomás Gómez, la llena de oxígeno. El PSM de Tomás Gómez, según apunta El País se hunde más y más. No. Con la tremenda derrota de Rafael Simancas, los socialistas de Madrid no tocaron fondo.

Tomás Gómez llegó al PSM con todo a favor, pero entró como elefante en cacharrería. Deshaciendo todo lo hecho por sus antecesores. Todo. Lo bueno y lo malo. Su equipo de parleñas y parleños, fundamentalmente parleñas, tomaron posiciones sin tener la más mínima idea de donde se metían y con el agravante de creerse los más listos y listas. Su fiereza, sus actitudes hacia la prensa eran síntoma de una enorme inseguridad y un desconocimiento absoluto de lo que era "jugar en regional". Si algo no es la Comunidad de Madrid, es Parla. Si algo no es el PSM es la Agrupación de Parla.

Zapatero se fue a la playa de Parla aquel verano y el subidón parece que les haya durado a Gómez y séquito parleño hasta ahora. En el interno, el PSM tiene graves problemas en multitud de agrupaciones. El ejemplo más llamativo, el circo de Móstoles, donde el alcalde más facha de la región achicharra a la portavoz socialista con la aquiescencia de la mitad de los concejales socialistas. Además, existen graves problemas en el Grupo parlamentario, o en el Grupo Municipal de la capital. Esto, aunque no se traslade a la opinión pública, es un freno y una marcha atrás para tomar la iniciativa como oposición.

Gómez es terriblemente paranoico hacia los suyos, pero Aguirre le engaña cada dos por tres, en asuntos como Caja Madrid, en asuntos como el impuesto de sucesiones. De las infraestructuras, mejor no hablar. Que ahora ya no sabemos si Gómez está por la M-50 o en contra, o por un nuevo aeropuerto… Luego, el líder socialista se enfada y no acude a los actos institucionales y enfada a los suyos y va y viene y por el camino se entretiene.

Dice Aguirre que Gómez no le coge el teléfono. Pero es que hablas con unos, con otras, de su partido, de instituciones madrileñas y comentan lo mismo. ¿Se ha dado cuenta Gómez de que está en la puta oposición y bajando? ¿Se ha dado cuenta de que no es lo mismo ser alcalde con mayoría absoluta en Parla, que estar en la puta oposición en la Comunidad de Madrid? Esta liga es mucho más complicada. Hay más zancadillas, golpes bajos y empujones que en la local. Y si encima no te fías de los tuyos…

La Comunidad de Madrid vive una tremenda crisis institucional entre corrupción y espías mientras la crisis devora puestos de trabajo. Si hubiera un liderazgo en la oposición sería para ir planteando un adelanto de elecciones. Pero, ¿para qué?, ¿para perderlas?

Y mientras, ya empiezan a sonar nombres en los mentideros para sustituir a Gómez, ¿el Breve?

Y hoy, 2 de Mayo, en face book han creado un grupo para cambiar el himno de la Comunidad de Madrid por algo más sabinero. Me apunto. Contra la depresión ecoómica y psicológica de esta región. Me apunto.


">