Blog de Alfonso Roldán Panadero

Autorretrato
Mi foto
En las fronteras hay vida y tuve la suerte de nacer en la frontera que une el verano y el otoño, un 22 de septiembre, casi 23 de un cercano 1965. En la infancia me planteé ser torero, bombero (no bombero torero), futbolista (porque implicaba hacer muchas carreras), cura (porque se dedicaban a vagar por la vida y no sabía lo de la castidad...) Luego, me planteé ser detective privado, pero en realidad lo que me gustaba era ser actor. Por todo ello, acabé haciéndome periodista. Y ahí ando, juntando palabras. Eso sí, perplejo por la evolución o involución de esta profesión. Alfonso Mauricio Roldán Panadero

sábado, 4 de abril de 2009

Telemadrid en guerra / Monstruos contra alienígenas

Como es habitual en determinadas empresas, días antes de unas vacaciones afloran los despidos. Y Telemadrid está llegando al límite. El buque insignia de la propaganda de Esperanza Aguirre despide a trabajadores fijos con su oposición aprobada desde hace muchos años.

A las agresiones de Esperanza Aguirre a la información veraz, ahora hay que añadir esta agresión sin precedentes al sector público madrileño. En Telemadrid se despide a trabajadores fijos mientras son contratados a dedo primos, cuñados, hermanos y amigos y los jefazos, jefes y jefecillos brotan como las amapolas en primavera.

La plantilla ha reaccionado con rapidez ante los despidos si la dirección no cambia de opinión: concentraciones diarias, encierro de delegados, huelga el 14 y el 19 de abril. El 2 de mayo huelga de 24 horas. Paro indefinido desde ese día.

La crispación que genera Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid es similar a la invasión de los alienígenas en Monstruos contra alienígenas, una película de Deramworks, de animación y en 3D. Pero unas tres dimensiones con nuevo formato, mucho más mejorado que el anterior que, por ejemplo, evita la fatiga ocular.

Sin duda la película es impactante en su forma gracias a las tres dimensiones, pero el asunto también está tratado con gracia y guiños cómplices a los mayores, frecuentes en la factoría Dreamworks.

La película nos puede recordar en algún momento al clásico film de los 50, La guerra de los mundos, y esas escenas de soldados impotentes ante el invasor. En Monstruos contra alienígenas queda claro que el más tonto de los personajes es el presidente de los Estados Unidos, un hombre blanco eso sí; y la heroína, una mujer. Una superwoman que se libera del egoismo machista de su novio en un viaje con monstruos que son diferentes.

Por cierto, destacar otra metáfora: El más grande fuerte y feo de los monstruos, se transforma en una mariposa a cuyos lomos termina volando el comandante del ejército…

He abordado a una joven crítica de cine a la salida y esto ha considerado:

video

No hay comentarios :

Publicar un comentario